FSM

Cuando de perderlo todo se trata, la conciencia individual no basta

La perspectiva de un pernicioso autismo dominante que emana desde las posiciones ese individualismo que dicta que “el cambio está en uno mismo” a la hora de encarar los problemas socio-ambientales, es la trampa que nos mantiene atorados ya por décadas ante el vertiginoso desmoronamiento de la biósfera que nos ha condenado a desaparecer como especie.

Palabras más, palabras menos, es el punto de partida en su desarrollo del tema de lo que es posible hacer sobre los caminos de una legislación vigente, prácticamente inexplorada y mayormente desconocida por los pobladores que se ven despojados de un entorno que posibilita la vida, despojo que aparece como gigante ante los individuos y que amedrenta y genera gran impotencia por su dimensión y pisada fuerte. Son los llamados “mega-proyectos” que consisten en grandes cambios territoriales apropiándose de los recursos hídricos, de paisaje, de flora y fauna, recursos que por miles y millones de años han estado ahí posibilitando la vida con su gran diversidad.

Mostrando un conocimiento puntual informado nuestro conferencista Ángel Vela Cárdenas hace un recuento de las condiciones de la región en cuanto los recursos hídricos con una mirada crítica sobre la gran fragilidad de su equilibrio eco sistémico frente a un uso de suelo inapropiado.

Con conceptos como el de pertenencia responsable señalan en tono de alarma que “…se requiere algo más que solo la suma de acciones individuales, pues estas últimas sin duda aportan, pero desgraciadamente no son suficientes para alcanzar los cambios que se requieren y con la urgencia que nos impone la condición actual de nuestros recursos naturales”. Aquí está una posición crítica fundamental para sacar a la población de esa entrampamiento de que ha sido víctima por ese individualismo pernicioso que se opone a hacer comunidad frente a los grandes problemas.

Con su experiencia de años de trabajo de campo nos muestra los caminos por recorrer para salvaguardar la biósfera, y todo colectivamente y en forma organizada y legal.

Esta mirada no tiene desperdicio. Definitivamente atrae las voces de quienes enriquecen nuestra forma de comprender donde estamos parados marcando pautas que exigen de la discusión, el conocimiento y la acción comunitaria. Nos impulsa a un viaje sentí-pensante, es decir, a hacer teoría sobre la práctica.

Foto: https://www.wwf.es/?27160/13-logros-para-la-conservacin-del-medio-ambiente-en-2013

Déjanos tu comentario