FSM

Miradas en Tiempos del COVID19: “El Sujeto Neoliberal”

Para el Sujeto Neoliberal (SN) vivimos en un tiempo dónde un virus evolucionó a tal grado que puso en jaque al Sistema Mundo y que es solo cuestión del tiempo en que la ciencia desarrolle una vacuna y tratamiento eficaz para que volvamos a nuestra cotidianidad – y aquí no pasó nada–. Es solo un contratiempo más como cualquier otra crisis en la que hemos vivido y salido avante.

Para el Sujeto Neoliberal (SN) vivimos en un tiempo dónde un virus evolucionó a tal grado que puso en jaque al Sistema Mundo y que es solo cuestión del tiempo en que la ciencia desarrolle una vacuna y tratamiento eficaz para que volvamos a nuestra cotidianidad – y aquí no pasó nada–. Es solo un contratiempo más como cualquier otra crisis en la que hemos vivido y salido avante.

El SN fue educado siguiendo las doctrinas de la posmodernidad que efectivamente le han llegado por medio del televisor, el cine palomero, las revistas, diarios y revistas, la escuela, el Facebook, solo por describir algunos. Conoce de la carestía, el desempleo y subempleo, y todos los problemas sociales ya globales. Se le ha formado para tener respuestas cómodas dentro de su esquema de creencias y difícilmente acepte ver al mundo con una distinta mirada. Se le inculcó un pensamiento de extremo pragmatismo en donde nada conecta con nada y no es necesario conectarlo. El saber se convirtió en algo muy aburrido que sino viene empacado en un video de cinco minutos de YouTube o cualquier red social le da flojera.

Al SN se le inculcó que el Mercado es quien lo equilibra todo, y que la ley de la oferta y la demanda está inclusive sobre las leyes propias de la naturaleza. Que la ciencia es capaz de resolverlo todo, ya que el ser humano Moderno al ser imagen y semejanza de Dios tiene la facultad y autoridad de transformar todo lo que se encuentre en la naturaleza ya que ella es sólo un recurso en su Edén, una propiedad que le pertenece a alguien, y en especial al Capital.

La crisis circunstancial actual del SN es pura estadística, el 80% se cura en casa, el 20% requiere hospitalización, son solo los viejitos y enfermos crónicos. A lo que pareciera para ellos que esos individuos ya no sirven para el Mercado y que consumen nuestros recursos sanitarios que deberían estar disponibles para los sanos que mantienen la máquina prendida produciendo riqueza; algo así similar como cuando Hitler se “deshacía” de los inválidos o dementes en tiempos de la segunda guerra mundial.

Las instituciones del Estado son el refugio del SN cuando se da cuenta que el mercado es incapaz de reaccionar a los sobresaltos de la demanda de cubrebocas o papel higiénico. Exigen al soberano que haga algo e intervenga, que use la fuerza pública para que garantice que a nadie le falte su papel. La Ética neoliberal nos dice que todos tenemos el derecho al acceso del mercado de papel de baño, pero no nos dice que la producción y distribución del mismo debe respetar al medio ambiente y al trabajo, eso no se verá o simplemente se invisibilizará.

¡No te metas con mi capitalismo! Se lee en las mentes del SN cuando uno intenta decir que estamos en la víspera de otro ajuste del sistema capitalista. Aquellos vistos en el siglo XX fueron varios: la propagación ideológica de que los bancos centrales deberían estar en manos de privados terminado con la gran depresión del 29 como resultado de la financierización excesiva, sin duda alguna la primera y segunda guerra mundial, el librecambismo y no se diga de la desregulación financiera, comercial y ecológica; el estado de guerra e intervencionismo permanente aún en tiempos de la ONU.

El SN no aceptará que hay de otra, no da cabida a otra forma de ver la vida sin una relación capitalista de despojo, de la ganancia aunque sea en demérito “del otro”. Para él los losers son solo la carne de cañón para que el exitoso capitalista incremente su riqueza, ya en que éste sistema todos tiene la oportunidad de lograr éxito, pero no todos lo pueden obtener, si no que chiste. Se han valido de ese culto al éxito para construir un discurso justificatorio como una doctrina impuesta desde todos los pulpitos de la posmodernidad e incluso aquellos de la Modernidad como lo fue en su momento la Escuela.

Los números de decesos de la epidemia ni la recesión afectarán a mi capitalismo dice el SN. Las correcciones se tienen que dar porque todo se mueve en ciclos. Mezclan sus creencias y sus deseos de tal forma que uno ya no entiende de qué realmente piensan. Pero eso sí, ven la oportunidad en la desgracia de otros, a toda crisis hay una oportunidad cita su credo. Habrá quienes paguen aquí y ahora los platos rotos del festín que nos hemos dado muchos años atrás.

Déjanos tu comentario