FSM

El Desafío

Construir una nueva narrativa ciudadana implica enfrentar a las que ya existen con otras, con las de otros desde la perspectiva de los que compartimos un pensamiento común, un sentido común, una comunidad de ideas que conforman la base para explicar todo lo que sucede a nuestro derredor, incluido lo que nos pasa.

Nuestra forma de entender el mundo nunca parte de cero, una vez que ya hemos aprendido a hablar y a interactuar con “los otros”. Llegado a esto es que hemos internalizado una cultura con sus saberes y prácticas. La narrativa desde donde nos explicamos todo el acontecer viene de ahí donde se incluyen creencias, mitos y ritos. Generalmente discrepamos por el tono o el modo de interpretar las cosas, pero nada fundamental divide las miradas al punto de ruptura con lo común. Eso es raro. Solo sucede a quienes de alguna manera cuestionan todo, incluido lo fundamental. 

Por eso, en el FSM venimos a discrepar, si no, pues mejor seguimos con lo común, con lo que que dentro del sentido común se considera “sin discusión”. Es tarea del FSM provocar la discrepancia, pero ordenadamente, como ya lo hemos avanzado en el trabajo de hasta ahora: con una estructura temática que implique un desarrollo de las temáticas de cada área en lo posible, pero además, con la obligada presencia de los enfoques bajo los cuales se construyen perspectivas distintas e incluso opuestas sobre cada tema. 

Llevar al foro distintas formas de decir lo mismo no genera riqueza en el conocimiento, no tiene sentido porque no aporta provocación al debate, ni a la reflexión, es sólo generar un falso debate. Pasa igual al llevar al foro una sola perspectiva pues entonces o se raya en lo que ya se sabe dentro del pensamiento común o se genera una visión sesgada de la realidad al no provocar la crisis conceptual que da origen a una visión crítica. 

El cruce de ideas que tanto anunciamos como dinámica esencial del FSM deberá enfrentar la reducción de la realidad con la contundencia de un pensamiento más elaborado y una conceptualización de una profundidad que permita ser presentada de forma amigable para un público amplio pero sin desmerecer su contenido. 

Presentar enfoques verdaderamente distintos con la capacidad de desplegar sus fundamentos para un público amplio. Buscar la forma de que todos incorporemos a nuestro entender la existencia de las principales formas de mirar cada temática, cada problema, será el desafío fundamental para cada coordinación temática. Cubrir esos espacios será necesario aunque sea con un video, una reseña, o indicándolos que existen y donde se encuentra información amplia sobre ellos.

Por eso cada coordinación temática debe identificar todo lo que hay en su campo, lograr cubrir lo que este a su alcance y poner a la visual del FSM lo que hace falta desarrollar explicando las causas del porque no es posible en este momento. Es productivo para este efecto identificar los contextos más amplios de las temáticas, referenciarlos, citar desarrolladores y trabajos que hay en cada tema. No debemos olvidar que Tecate es, como cualquier lugar, un cruce de temas. 

Solo en la contextualización es posible descubrir la interconexión real de los temas que en forma de ideas pretende cruzar el FSM. Este es el otro desafío, el de partir de un conjunto de temas expuestos y discutidos para conectar una realidad parcialmente abordada y obtener una mirada o miradas a partir de una nueva cosmovisión donde se cuestione con mayor propiedad y contundencia. 

Como dijimos arriba, el FSM es discrepar, cuestionar, exigir una respuesta distinta a lo que sucede en nuestra sociedad de Tecate. Y esto solo se construye entre muchos, no por la suma numérica, sino por la potenciación que produce el pensamiento colectivo.